Rincones

Rocaforte nació como enclave defensivo en el siglo X y gracias a su posición estratégica y a la construcción de un castillo del que apenas se conserva algún vestigio, jugó un papel fundamental en la defensa del Reino de Navarra. Actualmente destaca por sus empinadas cuestas y por la conservación de sus casas, la mayoría de piedra. Recorrer el pueblo desde la recién reformada entrada hasta la parte alta dará al visitante una grata sensación de tranquilidad y armonía; y contemplar desde lo alto del pueblo el inmenso paisaje que se extiende a sus pies le trasladará al tiempo remoto en el que Rocaforte era conocida como una de las puertas del Reino.

No puedes dejar de visitar los rincones más emblemáticos del pueblo:

- Mirador del Castillo

- Oratorio de San Bartolomé

- Fuente de San Francisco

- Iglesia de la Asunción 

- Pinturas Románicas

- Ermita de San Miguel

- Rincón del Peregrino

- Depósito